lunes, 19 de enero de 2015

DEFINIRSE

Definir es un arte, aunque me acaben de decir que es un verbo en infinitivo, hacerlo bien es un arte. Si hablamos de nosotros mismos definirse ya sería arte mayor, como la cuaderna vía, ímprobo y probablemente baldío esfuerzo. ¿Qué somos? Pregunta de filósofo, de vago, de borracho o de desocupado, caso de que no sean la misma o parecida cosa.

Todos nos lo hemos preguntado alguna vez, algunos incluso lo han preguntado a otros y hay quien incluso ha tratado de responderlo. Más allá de las obligadas respuestas paternalistas, “serás lo que quieras ser”, es un mensaje correcto y una respuesta optimista pero no responde a la pregunta, pocas veces me he encontrado con una respuesta sincera.

Tampoco sé si merece la pena definirse, las definiciones son para el diccionario o para la Wikipedia, que viene a ser la versión “low cost” del mismo, pero yo no estoy en ninguno de ellos. No me paro entonces a definirme, solo recuerdo que que leí en algún sitio aquello de somos lo que hacemos, que me gustó y que tardé en interiorizarlo más de la cuenta.

Todo está escrito, “Por sus obras los conoceréis”, decía Mateo 7, 15-20, hace casi dos mil años. Aplíquese con moderación al mundo en general y a uno mismo.

 

11012015-IMG_9594

Como somos lo que hacemos voy a hacerme un cuartillo de Bobal, tinto,  puede que hasta dos.

3 comentarios:

Comentarios...