sábado, 2 de agosto de 2008

Verano malísimo

Me encuentro en la playa, una playa estupenda, con poca gente arena limpia y un agua no muy fría. Mis retoños disfrutan del baño y yo observo al personal cámara en mano, mi penúltimo hobby. Junto a mi, a unos metros, refugiados bajo las sombrillas, tres cuarentañeros, entradas incipientes, gafas de marca y conyugue (o conyuga, que diría una ministra) en el agua con los nanos, birra en mano, charlan discretamente. A la simple observación de la figura (ver foto) les oigo comentar:
- Este va a ser un verano muyyyyy malo.- dice el mas cercano.
- Malísimo.-dice el segundo.
- Digo.-apostilla el tercero

Pues eso, digo yo para mi, mientras bajo la cámara, los miro complicidad y ellos a mi con envidia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios...