jueves, 27 de noviembre de 2008

Vocación

Inspiración con que Dios llama a algún estado, especialmente al de religión, en fin, a veces esto es duro, mejor lo coloquial, inclinación a cualquier estado, profesión o carrera.

Con los niños es fácil:

El niño entretenido, acusón, chismoso y aficionado a escuchar las conversaciones, quiere ser policía.
El que se mete los dedos en la boca y en la nariz, ingeniero de minas.
El que rompe los juguetes para ver lo que tienen dentro, sabio.
El pide gollerías y no quiere estudiar, político.
El que lo rompe todo y pega a los chicos y da besos a las chicas, militar.
El que miente mucho, novelista.
El que rabia y patalea cada cinco minutos, quiere ser yerno….
Etc, etc…

Con las niñas, como siempre, es más difícil.

3 comentarios:

  1. Pues a mí me tienes en un estado... digamos "bocacional" ¡jajajaja!
    Más besotes bómbón.

    ResponderEliminar

Comentarios...