jueves, 25 de junio de 2009

3 años y 2000 kilometros

Me han acompañado, servido, ayudado, soportado, calzado, durante tres años, a lo largo de dos mil kilómetros, desde la ribera del neretva al valle del guadalquivir, desde la escarpada costa adriática hasta el fino albero atlántico.
Con quien has sufrido te une un vinculo tan intenso o mas que con quien has querido. Pero la vida pasa y a veces, a todos has de dejar atras, la vida sigue, el camino continua aunque ya no estén allí.
Cambiar de zapatillas no es nada importante, lo importante es seguir disfrutando de la carrera, aunque sea con unas nuevas, seguro que las viejas no se enfadan, saben que han cumplido y esa, la intima satisfacción del deber cumplido, es la mayor recompensa. Aunque muchos no lo valoren y otros lo olvidemos a menudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios...