lunes, 2 de noviembre de 2009

Otoño

Pues diga lo que diga el calendario no es otoño, no y no solo porque no he comido castañas, es que no es otoño.
Las hojas amarillentas no cubren el suelo,
no hace frio,
no se han alargado las faldas,
no se han sacado las mantas,
no es otoño.
No deseamos acostarnos temprano
no deseamos levantarnos tarde
no es otoño.
Yo quiero que sea otoño
quiero comer castañas asadas
quiero pisar las hojas amarillas
quiero trabajar debajo de unas faldas
quiero buscar el calor de las mantas.
Quiero acostarme temprano
deseo levantarme tarde
otoño.
Es el momento de cosechar lo que se ha sembrado, el tiempo de dar y recibir con esa paz que ya no necesita la euforia incendiaria del verano, un poco veleidoso y tal vez inseguro.
El otoño es la expresión de un conjunto de cualidades que pueden encontrarse tanto en los hombres como en la naturaleza.
Que llegue ya el otoño, no me gusta esta situación de stand-by.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios...