martes, 1 de noviembre de 2011

TENGO DERECHO A MI SIESTA

La siesta es una costumbre española, dicen, consistente en dormir unos minutos después de comer para así continuar haciendo el vago toda la tarde con más energía.

Es una verdad demostrada científicamente que si un ejemplar español adulto de peso medio (o de peso pesado) se encuentra en las inmediaciones de una cama (o sofá), en los minutos posteriores a una copiosa comida de cordero asado (o lechazo), es absolutamente imposible evitar que se abalance sobre la cama (o catre) y se duerma una horita (al menos...).

No es igual el sueño a la hora de la siesta con el que se tiene por la noche. Por la noche simplemente tienes sueño y estás cansado, normal. Después tomarte en la comida seis cervezas, unos boquerones, dos de calamares, un arroz del senyoret, dos botellas de rueda, un flan de huevo, cuatro orujos y un cortado con sacarina, no es que tengas sueño es que estás al borde de entrar en estado catatónico.

Por otro lado, cuando uno es pequeño, tiene vacaciones de verano de tres meses y no tiene nada que hacer, intentan obligarle a dormir la siesta y uno se va en pleno agosto a las tres y media de la tarde recién comido con la bicicleta a hacer el capullo a dar una vuelta con los colegas. Ahora, de mayor, uno mataría., estaría encantado con que le obligasen a echar la siesta. (y con los tres meses de vacaciones ni te cuento…)

Es curioso, no se conoce antídoto, ¿cuánta gente hay que si se toma un café a las siete de la tarde ya no duerme en toda esa noche, pero si se toma el mismo café después de comer cae inmediatamente en estado de aletargamiento semicomatoso terminal?

Las siestas son como las rubias, cada uno tiene la suya (y envidia la del vecino), o le gustaría tenerla jeje

Existe la siesta convencional o siesta propiamente dicha, en sofá, con manta de cuadros, (antes manta robada de Iberia) sujeto en posición decúbito supino, (o sea con el pino para arriba) con una duración de entre 20 y 40 minutos, presenta un ligero dolor de cervicales y alcanza un nivel 30 de amuermamiento en la escala de Pérez Oso.

También está registrada la siesta del camello, aquella en la que cuando te despiertan, (de una siesta de camello uno no se despierta espontáneamente) uno presenta la misma cara, coordinación y babilla en la comisura de los labios que el conocido camélido artiodáctilo del atlas africano.

Hay siestas de padre nuestro, Jesusito, pijama y orinal. Es la siesta de las familias bien, una siesta decente, que se afronta en solitario o con la parienta de más de veinte años, algo totalmente exento de la lujuria y de esos episodios de sexo oral que algunas veces se presentan en otras siestas.

La siesta de documental de la 2 es rápida y eficaz, actualmente es de las más practicadas, consiste en pegar diez o doce cabezazos en el sofá mientras en la televisión emiten contenido específicamente rodado para causar dicho efecto. Contenidos como el celo de la Mantis religiosa de la Nueva Zelanda Maorí o el león del Serengueti montando a la hembra más joven bajo la atenta mirada del resto de las leonas tiene un efecto narcótico contundente como un pelotazo de Valium con Cutty Shark.

Una variedad “premiun” de la siesta documental es la siesta del “Tour de France” ( Oh La lá Oh mon dieu), el verdadero objetivo de esas etapas de 250 km en las que no pasa nada de nada hasta los últimos cien metros ( en los que gana el de siempre) es favorecer el descanso de la población.

De la siesta en el trabajo no digo nada, me han dicho que existe pero para mí es como una leyenda urbana, si alguien tiene datos que me los envíe.

No puedo dejar de citar la siesta del Carnero. Este tipo de siesta es una de las más placenteras y reconfortantes de todas por su naturaleza. Se trata de la siesta que se practica antes de comer, con una duración aproximada de entre una y dos horas su comienzo debe estar entre las 12 y las 1 de la tarde. Al despertar de tan merecido descanso uno se va directamente a la mesa a comer y a continuación, y siempre a gusto del personal, se podrá realizar otra siesta de las anteriormente mencionadas.

Una de las cosas mas…características de la siesta es que cuanto mas la haces mas quieres…esto es algo que ya he oído antes en relación con algún otro tema, pero ahora no me acuerdo.

Para terminar unas reflexiones personales, algo que se practica desde el antiguo Egipto debería ser declarado “Patrimonio inmaterial de la humanidad” por la UNESCO. (me pido liderar el grupo de estudios para presentar la moción porfa please)

Se cuenta que en 1856, Venancio Perez Manta (Mislata 1825-1888) durmió una siesta de 36 horas de la que salió ileso, (aunque yo tengo una amiga que cualquier bate esta marca sin despeinarse…) el COI debería declararlo disciplina olímpica.

Jo, si es que la siesta debería estar recogida en el Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 

Sin título-B

Hoy “Borovitka” helado, homenaje a un amigo centroeuropeo que asimiló muy bien lo de la siesta.

11 comentarios:

  1. Si es que este si es un invento :)

    ResponderEliminar
  2. Yo no, querido amigo. Yo soy la excepción a todas las reglas patrias, según parece, y NUNCA hago siesta, así me beba a morro una botella de orujo de hierbas.

    Sin embargo Elma cabecea a mi lado durante la información deportiva del telediario que es un primor...

    ResponderEliminar
  3. esta coleccion tuya de poses: yo durmiendo, yo posando para foto, yo mirando a un espejo..... nos tienes acostumbrados ( deberia decir acostumbradas? ;)) a mi me gusta mas los otros detalles, a saber:
    ¿ que libro gordo estas leyendo ahora mismo?
    ¿pones el movil con alarma para la siesta?
    ¿ese cabecero de cama venia con el piso?
    ¿ esa colcha tuya me gusta, es de zara, de carrefour, de habitat...?, solo me falta saber si es roja...

    buena siesta mi niño; yo solo hago siesta el domingo en el sofa de mi madre... cosas :)

    ResponderEliminar
  4. jajajajajajajja ay lo que me he reído, yo creo que es el mejor post que he leído en mucho tiempo jajajaja. De verdad, gracias por las risas, me has arreglado el puente!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Pilar y no le han dado el Nobel ni nada, si es que.....

    ResponderEliminar
  6. Jan, toda regla tiene su excepción...pero piensa que si Elma la hace algo tendrá......

    ResponderEliminar
  7. A ver MAMEN, no me gusta castogar a andie para que pose para mi así que lo hago yo....

    No es un libro gordo ( si no se acerca a las mil páginas no es gordo) es "El último Catón", de Matilde Asensi.

    No pongo el móvil para la siesta, es que estaba en la mesilla por si me llaman ( y para mirar el correo jeje)

    Ese cabecero es uno de los mejores regalos que me han hecho, Marilyn en mi dormitorio...

    Esa colcha es de D&L* y si, tiene un rojo cereza del jerte al punto de madurez, sencillamente ideal. En mi flikcr hay una versión en color de esa serie de fotos, se ve que ya no me sigues.....

    El sofá de las madres es un buen sitio para sestear...

    Beso

    * Devota y Lomba

    ResponderEliminar
  8. ♥ Ana ♥, de verdad que me alegro mucho si te he arrancado unas risas, la vida son cuatro raticos y lo suyo es pasarlo bien.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. si te sigo, pero me gusta que me contestes ;)

    muak

    ResponderEliminar
  10. Es algo inevitable. Congénito; tienes razón... nacemos con esa necesidad.
    Sé de gente, que hasta se pone el pijama y se va a la cama y se zumba un siestón de un par de horas.
    Yo me conformo con un ratito de sofá.
    Qué rico...

    ResponderEliminar
  11. rici, rico Tesa y yo conozco algunas de mas de dos horas jeje, vaya vicio...

    ResponderEliminar

Comentarios...