martes, 5 de agosto de 2008

El valor de las cosas no está en el tiempo que duran, sino en la intensidad con que suceden.

Lo que luego perduren es circunstancial, salvo lo que perduren en nuestra memoria, eso quizá si esté relacionado de forma directamente proporcional a su intensidad, o no. Cuantificar el valor de las cosas es difícil, es una de esas tareas de resultado incierto y en la que todos nos creemos los mejores, empezando por mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios...