martes, 7 de octubre de 2008

La vida es una enfermedad de transmisión sexual.

No es una gracia, aunque sea gracioso. Lo ha dicho una persona a quien todos toman, tomamos, por tonta, como al emperador Claudio, seguramente lo habrá leído en algún sitio, pero lo ha dicho en serio. Solo que esta vez, en un ataque de humildad impropio de mi soberbia intelectual*, la he escuchado y le he pedido que me lo explique, lo ha hecho, mas o menos así:
“…la vida se transmite por el sexo, como las enfermedades, el sexo transmite cosas malas (enfermedades), pero también buenas, la vida y el placer de vivir, que todo tiene su lado bueno y su lado malo, quería decirle yo ¿me entiende?...”
Obviando debates médicos creo que tiene razón. ¿Y esta es la tonta? Pensé yo que no se si la entiendo, pero que ella lo tiene tan claro, que ni falta que le hace.


* La soberbia intelectual es mi pecado mas frecuente, que no el favorito…

1 comentario:

  1. bienvenido al club de los pedantes, lo digo por lo soberbio y lo megaintelectual.... no pasa nada eso tambien se cura con la vida... Besos Mamen

    ResponderEliminar

Comentarios...