lunes, 10 de noviembre de 2008

Libando



Abeja currando, trabajando, trabajándose a la flor o trabajándose la flor, pero trabajando. Sacándole a la flor su néctar, algo esencial para ella, su razón de existir. Economía extractiva que dirían muchos, otros dirían que explota a la flor, le saca el néctar y no le da nada a cambio. Hay quien diría que es una actitud egoísta por parte de la abeja.
La abeja no lo sabe, la flor quizá tampoco, pero la abeja es parte fundamental en la polinización que asegura la fecundación de la flor y el nacimiento del fruto. Sin saberlo al aprovecharse de la flor, al tomar algo de ella, la está beneficiando, favoreciendo.

Al pedir, al requerir algo de alguien le estamos, cuando menos, dando la ocasión de ser generosos, algo que mucha gente apreciaría, pues no tiene esa oportunidad habitualmente o no, puede que, como la flor, en ese momento no lo aprecie, pero no por eso el pedir deja de ser un acto valioso.

Trabajemos el libar, no nos importe que la flor a veces no nos comprenda, el tiempo y la naturaleza nos darán la razón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios...