jueves, 7 de mayo de 2009

La belleza, cuanto menos vestida, mejor vestida está

La belleza no hace feliz al que la posee, sino a los que podemos amarla y disfrutarla, una discípula de Freud quiso buscar en esta apreciación el origen de ese punto mirón (nada que hoy no estoy snob) que me caracteriza. Todo disfrutador del arte, el que sea, tiene algo de espectador, de sujeto paciente de la belleza del hecho artístico.
Sigo luego, que lo de sujeto paciente no llena la hucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comentarios...